El balcón de Romeo y Julieta y otros lugares de la literatura que puedes visitar

«La literatura nos hace viajar», es una frase cliché y aburrida que ha sido usada en exceso para aportarle aún más romanticismo al acto de leer. Ha sido tan pronunciada que incluso los más fervientes amantes de los libros han comenzado a odiarla. Sin embargo, si la utilizamos en un contexto más apegado a la realidad puede tomar un sentido más lógico. «Viajar»metafóricamente a otros mundos es inevitable mientras repasamos unas cuantas líneas de un fantástico texto. La habilidad del autor hace que el lector de verdad imagine los lugares y las situaciones que le son descritas. Pero además de eso, tomar un libro puede motivar a alguien a que, literalmente, se traslade hacia un lugar que no conoce, simplemente porque una lectura lo motivó.

Ya sea por una descripción insólita, una conexión sentimental o simple curiosidad, alguien puede elegir un destino con tan sólo leer unas líneas de algún autor talentoso. Crece un deseo por seguir los pasos de un personaje o averiguar si un lugar tendrá el mismo efecto que tuvo en el protagonista. De cierta manera, ir a una zona que apareció en un libro es una forma de tratar de encontrarnos y de identificarnos con una obra de arte.

Entonces, así querramos sentirnos como Romeo y Julieta o el mismo Don Quijote de la Mancha, es necesario viajar a los lugares reales que inspiraron sus historias y donde podremos encontrar ese pedazo de nosotros que hará que nos conozcamos mejor. Estos son algunos de ellos:

Molinos de Consuegra, España

Don Quijote de la Mancha (1615)

Miguel de Cervantes

Aquellos molinos que el Quijote vio como un par gigantes son parte de un panorama visual de España que Carvantes representó en su obra máxima. El autor reprodujo a la perfección la nación de la época que narró y habló de distintos lugares que aún son parte de su identidad. Los molinos se encuentran en la provincia de Toledo y, aunque recientemente la zona en la que se encuentran fue llamada un sitio histórico, cualquiera puede tener acceso a ellos. Cervantes pudo haber visto los primeros, que se edificaron en el siglo XIII, pero desde entonces se han añadido otros cuantos.

Verona, Italia

Romeo y Julieta (1595)

William Shakespeare

La hermosa ciudad de Verona fue la inspiración que Shakespeare insertó en una de sus obras más reconocidas, y cualquiera puede visitarla; sin embargo, hay un espacio muy especial que se ha convertido en el favorito de los turistas: el balcón de Julieta. Lo extraño es que en los tiempos del Bardo no existía semejante palabra y en Inglaterra no había balcones per sé, pero su legado llevó la atención de sus fans hasta la casa de la familia Cappello en Italia, la cual es tan antigua como el trabajo del dramaturgo y posee un espacio en el cual es fácil imaginarse a Romeo trepando para recibir el toque de su amada. Todos pueden verlo, pero ahora está prohibido dejar recuerdos.

Waikato, Nueva Zelanda

El Señor de los Anillos (2001)

J.R.R. Tolkien

Este lugar es diferente al resto, especialmente porque fue creado después del libro. Gracias a que las grandes obras de Tolkien fueron trasladadas a la pantalla grande y a que el equipo de producción encontró un lugar perfecto para crear la ciudad de Hobbiton, hoy es un espacio real que puede visitarse en Waikato. Aunque no es posible vivir en los hogares por su tamaño diminuto, sirve como un centro turístico y un lugar de reunión para cualquier fanático de Tierra Media y las aventuras de los elfos, hobbits y enanos.

Limerick, Irlanda

Las cenizas de Ángela (1996)

Frank McCourt

Las cenizas de Ángela es un doloroso retrato de la vida de Frank McCourt, quien cuenta sus experiencias desde que era un niño de Brooklyn hasta su vidas en Limerick, Irlanda, el lugar que describió con lujo de detalle y al que presentó con todas sus maravillas y maldiciones. La autobiografía representa toda una época de crisis y recesión en la zona, sin embargo, viajar actualmente, además de que implica mirar los mismos lugares que el autor, significa adentrarse en paisajes increíbles, ciudades reformadas y uno de los países más tranquilos de Europa.

San Petersburgo, Rusia

Crimen y Castigo (1867)

Fiodor Dostoyevski

La ciudad protagonista de una de las mejores novelas rusas de toda la historia. San Petersburgo fue la capital de la nación en el pasado y uno de los centros urbanos que definieron el futuro del país; por ese motivo, Dostoyevski la eligió como el escenario para Crimen y castigo, donde reflejó la división entre la Rusia del pasado y la contemporánea, los cambios de mentalidad en la sociedad y las dificultades por las que pasaba cada grupo social. Hoy es una de las ciudades más importantes del continente y cada esquina está llena de historia.

Casa de los Azulejos, Ciudad de México

La muerte de Artemio Cruz (1962)

Carlos Fuentes

Carlos Fuentes creó un plano fiel de la Ciudad de México a través de los años para su novela La muerte de Artemio Cruz, y la Casa de los Azulejos hace su aparición en múltiples ocasiones, ofreciéndose como escenario y como personaje contando un poco más sobre la historia de la nación. El lugar se encuentra cerca de El Palacio de Bellas Artes en la capital y, aunque ahora sea propiedad de una empresa de restaurantes, aún continúa siendo uno de los lugares preferidos para evocar el pasado de un México que ya desapareció.

221B Baker Street, Inglaterra

Las aventuras de Sherlock Holmes (1891-1892)

Arthur Conan Doyle

¿Cómo olvidar el hogar de Sherlock Holmes? El 221B de Baker Street es un lugar real (dos, en realidad) que se encuentra en el West End. La dirección original se encuentra en el Abbey House, una edificación que se situó en la localidad; asimismo, el museo Sherlock Holmes adoptó ese número para atraer más visitantes. Sin importar la zona, vale la pena viajar hasta Londres y caminar por la calle para sentirse como el detective más importante de la historia. (Si eres fanático de la serie Sherlock, la casa se encuentra en North Gower Street).

Estos lugares son altamente representativos gracias a los autores que los inmortalizaron en sus obras. Si alguien que ama las obras viaja a esos espacios, sin duda encontrará aquello que le llamó la atención entre las líneas de una descripción. Esto demuestra que “viajar” en nuestra imaginación no es suficiente y que es necesario abrir las puertas y explorar espaciospara sentir genuinamente eso que marcó a los escritores de esas historias insólitas que aparecieron en esta lista.

culturacolectiva

Viajes que debes hacer una vez en la vida para superar todos tus miedos

La frase “retar a la muerte” se ha vuelto cada vez más atractiva a medida que el cine y la televisión nos bombardean con acciones atrevidas y personajes volando por los aires sin ninguna preocupación. Si bien es cierto que realizar un salto en caída libre sin una instrucción previa suena a una de las manera más estúpidas de morir, el sólo pensar en estar surcando un terreno que los hombres han soñado con dominar a lo largo de la historia es simplemente inigualable.

 A pesar de que numerosas agencias de viajes ofrecen estos servicios como parte de sus paquetes básicos, aún así muchas personas se privan de estas experiencias por el simple hecho de que el miedo los ataca de tal manera que les impide siquiera pensar en la posibilidad de vivir en carne propia lo que vieron en pantalla.

No es un secreto que la única manera de vencer nuestros peores miedos es enfrentándonos a ellos, por esta razón en la siguiente lista hay algunas actividades que puedes hacer para enfrentarte a tu propia mente y demostrar que hay mucha diversión detrás de aquello que te pone los nervios de punta.

Tahití, Polinesia Francesa

(Surf)

Desde hace poco más de cincuenta años, entre mayo y septiembre las playas de esta isla se llenan de miles de amantes del surf que tratan de montar la ola perfecta, gracias a que la Polinesia se encuentra en la corriente conocida como “los rugientes cuarenta”. El oleaje provocado por estas ráfagas de viento es tan impresionante que cualquier miedo al mar queda superado, la única consideración es el arrecife que apenas está cubierto por el agua.

Cataratas Victoria, Zimbabue

(Parapente)

Imagina vencer tu temor a las alturas sintiendo la brisa provocada por la caída de 1,700 metros de ancho del río Zambeze, todo esto mientras flotas en el aire sujetado de unas alas artificiales que apenas te mantienen estable debido al rocío conocido como Mosi-oa-Tuny (El humo que truena). Todo esto se debe hacer a las cinco de la mañana antes de que el primer helicóptero de turistas llegue al lugar, pues una vez que eso pasa la actividad no está permitida.

Río Ottawa, Canadá

(Kayak en estilo libre)

Navegar por las aguas de este río es una de las actividades más extremas en Canadá. Sus rápidos están llenos de olas y remolinos que sólo pueden ser librados con la ayuda de un experto. Sobre todo en temporadas de inundaciones, el Ottawa es el paraíso para quienes aman las aguas turbias. Las olas golpearán tan rápido tu kayak que ni siquiera tendrás tiempo para pensar en el miedo que le tenías a esta experiencia.

Badami, India

(Escalada deportiva)

El hecho de que la pequeña ciudad de Badami no sea precisamente un punto turístico hace que muchas de las rutas en los peñascos de arenisca de Hampi sean totalmente vírgenes; la única desventaja dentro de todo esto es que, al no ser un terreno tan explotado, la infraestructura para realizar esta actividad es limitada. Incluso para quienes son principiantes, la textura arenosa del peñasco es perfecta para evitar resbalones.

Labrador, Canadá

(Escalada en Hielo)

En la pequeña población de Makkovik la experiencia de subir por una pendiente empinada se magnifica, sobre todo cuando ésta es de hielo y se encuentra flotando en medio del mar. Los icebergs que llegan a la costa norte de Canadá tienen la peculiaridad de poder romperse en cualquier momento debido a las diferencias entre la temperatura del núcleo y la superficie, quienes se aventuran a escalar unos de estos gigantes helados deben ser hábiles al momento de clavar el pico para evitar algún accidente.

Sentir la adrenalina corriendo por tus venas y tu corazón latiendo tanto que parece que se saldrá de ti será lo único en lo que puedas pensar mientras vuelas en caída libre o cruzas aguas que pocos se han atrevido. Tus peores miedos se irán en cuanto tu mente se ocupe más en pensar cuál será la próxima actividad que intentes.

**

Fuentes

Revista Oxígeno
Red bulletin

Por Diego Cera para cultura colectiva

10 destinos que debes visitar si quieres viajar al sudeste asiático

Viajar al sudeste asiático, conformado por países con climas, gastronomía y culturas tan diversas como increíbles, es una experiencia que todo aventurero en busca de algo significativo se debe a sí mismo. En sudeste del continente las variedades étnicas cambian notablemente de región en región, junto con sus costumbres y maneras de hacer las cosas. Pero en general ofrecen una experiencia inigualable, adaptable a todo tipo de presupuestos. El misticismo de Asia se encuentra en cada uno de sus rincones: playas y templos budistas en Tailandia, amaneceres de película en Myanmar, arrozales y volcanes activos en Indonesia, selvas urbanas como Bangkok o Kuala Lumpur, festividades hindúes en Malasia, tierras con historia de la humanidad en Vietnam, junglas imposibles en Laos, templos milenarios en Camboya, ciudades cosmopolitas como Singapur o balnearios de película en Filipinas.

 photo indonesiamin-w636-h600_zpsrglp5d56.jpg

Analizar Asia, como si pudiera aglomerarse en un solo empaque, no ha sido nunca ni será tarea fácil. Con sus paisajes únicos, bellezas naturales y puntos de interés es un paraíso hacia el que muchos viajeros se sienten irremediablemente atraídos, llamados el misticismo que desprende. Si estás planeando pasar tus próximas vacaciones o retirarte por un buen tiempo de la vida mundana y la cotidianidad abrumadora de la ciudad, seguramente estos puntos del mapa entrarán en tu lista de opciones. A continuación 10 destinos para viajar al sudeste asiático.

Los Templos de Angkor (Camboya)

 photo templos-angkor-camboya-w636-h600_zpsbbzrtwuw.jpg

Cerca de la Ciudad de Siem Rep, en la provincia del mismo nombre, se encuentran estos monumentos, construidos entre los siglos IX y XV, en pleno auge del Imperio angkoriano. Fueron declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Islas Gili (Indonesia)

 photo gili-islands-indonesia-w636-h600_zpsju2mi5hc.jpg

Las Islas Gili componen un archipiélago de tres islas pequeñas, como tres gotas del paraíso al noroeste de la costa de Lombok. Aguas cristalinas y tranquilas y uno de los paisajes más encantadores del mundo.

Las 4.000 islas (Laos)

 photo 4000-islas-laos-w636-h600_zpsol7zul5m.jpg

Su nombre original en idioma lao es Si Phan Don. Es un archipiélago fluvial en el río Mekong, en la provincia de Champasak. Se caracteriza por su enorme cantidad de islas, las cuales permanecen sumergidas bajo el agua cuando el río se desborda. Un lugar

Kuala Lumpur (Malasia)

 photo kuala-lumpur-w636-h600_zps0jbhx7oo.jpg

Al viajar por el sudeste asiático te darás cuenta de que no todo es paisajes increíbles otorgados por las bondades de la naturaleza. Kuala Lumpur, la capital de Malasia, es una metrópoli ultramoderna y un punto neurálgico para la economía mundial. Es un buen sitio para emprender la ruta y la ciudad que alberga los que fueron hasta 2003 los edificios más altos del mundo, las Torres Petronas.

Lago Inle (Myanmar)

 photo lago-inle-w636-h600_zps4vuj7afh.jpg

Este lago de agua dulce, ubicado en las montañas de Shan, al este de Birmania, tiene una superficie estimada de 100 km de largo y apenas 5 km de ancho. Es el segundo de mayor extensión en el mundo y también uno de los más altos. A sus orillas se encuentran 200 aldeas y pequeñas ciudades, por lo que, como destino turístico lo hace muy interesante si quieres apreciar la vida diaria de los habitantes.

Isla de Corón (Filipinas)

 photo coron-filipinas-que-hacer-w636-h600_zpslqvyjzxm.jpg

Esta isla del norte de la provincia de Palawan es parte de los dominios ancestrales del pueblo indígena Tagbanwa. Es especialmente conocida por ser tumba de embarcaciones japonesas de la Segunda Guerra Mundial. Es uno de los puntos del mundo con las aguas más cristalinas y tranquilas. Sin duda alguna un rincón del paraíso tropical en la Tierra.

Parque Nacional de Komodo (Indonesia)

 photo komodo-national-park-w636-h600_zps17nq9jy4.jpg

Lo conforman tres islas principales de origen volcánico (pertenecientes a las Islas Menores de Sonda): Komodo, Rinca y Padar. Están habitadas por unas 4.000 personas, quienes se encargan de cuidar el lugar. Además de su inigualable paisaje montañoso y de costas turquesa, es un refugio para una especie de lagarto endémico: el dragón de Komodo. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991.

Jardines de la Bahía (Singapur)

 photo jardines-de-la-bahia-w636-h600_zpsc6dppy0u.jpg

Se trata de un parque ecológico ubicado en el centro de Singapur. Consiste en tres márgenes ajardinados y es resultado de las políticas ambientalistas del país para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, en completa armonía con la flora y la fauna.

Chiang Mai (Tailandia)

 photo Chiang-Mai-Doi-Inthanon-w636-h600_zpsvzl7odjh.jpg

Ubicada en la provincia de Chiang Mai, al norte de Bangkok, es la ciudad más grande y con mayor movida cultural de Tailandia. Su proceso de modernización ha ido en franco crecimiento, aunque no llega a ser tan urbanita como la capital del país. Cuenta con varios sitios de interés, como templos del siglo XVI y su muralla. Además, en Chiang Mai se realizan muchas actividades culturales y festivales tradicionales que pueden ser interesantes para cualquier viajero.

Hoi-ân (Vietnam)

 photo hoi-an-listed-in-world39s-top-2493-w636-h600 1_zps0eui2n4c.jpg

En 1999, la ciudad antigua de Hoi-ân, de apenas 80 mil habitantes, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por representar un ejemplo único de conservación de un puerto comercial del sureste asiático construido entre los siglos XV y XIX, cuyos edificios muestran influencias locales y foráneas de una forma peculiar.

Isla Tioman (Malasia)

 photo Pulau-Tioman-Island-w636-h600_zps75g5upxy.jpg

Se trata de una isla muy pequeña ubicada a 32 kilómetros de Malaca, en el estado de Pahang. Es una isla con bosques densos y poco poblada, lo que la convierte en un lugar poco afectado por la mano del hombre. Sus costas de agua clara están rodeadas por arrecifes de coral, por lo que es un punto muy popular para practicar buceo y esnórquel. Asimismo, al ser una zona libre de impuestos, cuenta con diversos hostales y pequeños complejos turísticos.

***

El viaje no lo hace el destino sino el trayecto. Mientras más puntos de interés tenga un pueblo o una ciudad que visites, tu experiencia se sentirá más vívida y enriquecedora. En Atenas puedes encontrar cultura, buena gastronomía y un paisaje que te pone en contacto con el pasado y el inicio de la civilización.

 

10 museos que debes conocer en tu viaje a Nueva York

A la ciudad de Nueva York la conocemos bien aunque nunca hayamos puesto un pie sobre ella. Cientos de películas retratan esta meca del arte como una de las más caóticas, bellas y divertidas del mundo. El impacto que esta capital causa en el mundo es tal, que se calcula que, al año 50 millones de turistas la visitan.

 photo museos-de-nueva-york-puente-h600_zpszmkzlffv.jpg
Ésta no es una ciudad común, pues casi el 40% de los neoyorkinos son extranjeros. A finales de la década de los 50, fue el espació más poblado del mundo y aún en nuestros días está en el top de lugares más visitados del planeta.

Hay demasiadas cosas que visitar en “La Gran Manzana”. Si planeas un viaje para este lugar, debes saber qué museos no te puedes perder, sus precios y dónde están ubicados. Aquí te presentamos una lista de 10 que son imperdibles:

Museo del Instituto de Tecnología de la Moda

 photo museos-en-nueva-york-moda-h600_zpscbjjr6lo.jpg

 
Esta es la catedral de la moda. Sus exposiciones muestran cómo ha evolucionado la manera en la que vestimos desde el siglo XVIII. Además de exhibir prendas de alta costura, descubrirás cómo las tendencias han evolucionado a lo largo del tiempo. El museo alberga más de 50 mil objetos y recibe a cerca de 100 mil personas por año.

La entrada es gratuita y está ubicado en la Séptima Avenida, en la esquina con la Calle 27.

El Museo del Barrio

 photo museo-de-nueva-york-barrio-h600_zpscgryvpjz.jpg

 
La cultura latina vibra, se reconoce y exhibe en East Harlem. “Hoy en día, el barrio sigue siendo principalmente latino, con una gran cantidad de inmigrantes de México, Corea, República Dominicana, Haití, China, Centroamérica y Sudamérica”, se lee en su sitio oficial. Por medio de más de 6 mil objetos, podrás conocer desde otro ángulo el arte “extranjero” en Nueva York.

Se encuentra ubicado en el 1230 de la Quinta Avenida. Los adultos pagan 9 dólares y los estudiantes 5. Con tu entrada al El Museo del Barrio, puedes visitar de manera gratuita el Museo de la Ciudad de Nueva York.

Centro Internacional de Fotografía

 photo museos-en-nueva-york-foto-h6001_zpsdvfjici4.jpg

 
Este lugar no sólo es museo, sino escuela y centro de investigación. Es un referente obligado, si eres amante de la fotografía. Cerca de 3 mil fotógrafos han expuesto aquí sus obras. Las exposiciones van cambiando continuamente pero en el acervo encontrarás fotos de Henri Cartier-Bresson, Lisette Model, Roman Vishniac, entre otros.

La entrada generalmente cuesta 12 dólares, pero los días viernes puedes entrar con una contribución voluntaria desde las 5 a las 8 de la noche. Se encuentra ubicado en la Sexta Avenida y la Calle 43.

Museo Whitney de Arte Americano

 photo museos-en-nueva-york-witney-h600_zpszrntuvne.jpg

 
Este recinto está dedicado al arte contemporáneo de Estados Unidos. En su mayoría, los exponentes son artistas emergentes del siglo XX. Su colección consta de más de 18 mil piezas, entre ellas obras de Jackson Pollock y Edward Hopper.

La entrada es por contribución voluntaria y está ubicado en el 99 de Gansevoort Street.

Museo Americano de Historia Natural

 photo museos-en-nueva-york-natural-h600_zpsqsbzpe61.jpg

 

Fundado en 1869, este museo alberga 35 millones de piezas. Está en el top de museos a nivel mundial y su acervo en el ámbito es considerado el más grande del mundo. Podrás conocer desde la historia de la Tierra, hasta los meteoritos, pasando por la evolución y temas de biodiversidad.

Lo encontrarás en Central Park West con West 79th Street. La entrada general cuesta 22 dólares

Museo Metropolitano de Arte (Met)

 photo museos-en-nueva-york-met-h600_zpsgkghjwio.jpg
El Greco, Picasso, Velázquez, Tiziano y Rembrandt son sólo algunos de los artistas que puedes encontrar en las salas de este museo, que abrió sus puertas en 1982. Recibe más de 5 millones de visitantes por año. Considerado uno de los mejores museos del mundo, resguarda obras de arte egipcio, romano, asiático y medieval. Además, tiene una colección de armaduras sorprendente y piezas invaluables de arte moderno

Está en 1000, Fifth Avenue. La entrada sugerida es de 20 dólares.

Museo de Arte Moderno de Nueva York

 photo museos-en-nueva-york-moma-h600_zpsie0vzjaq.jpg

 
Emblema de esta ciudad, el MoMA abrió sus puertas en 1929. Es considerado el museo de arte contemporáneo más importante del mundo. Dalí, Miró, Picasso y Van Gogh están presentes en la colección permanente que consta de 100 mil piezas. Toma en cuenta que probablemente no puedas recorrerlo todo en un sólo día. Este es de los museos más visitados de la ciudad por lo que es recomendable que hagas la compra de tus boletos en línea para no esperar en largas filas.

Su precio es de 25 dolares y los viernes de 4 de la tarde a 8 de la noche la entrada es gratuita.

Guggenheim Museum

 photo museos-en-nueva-york-UGGENHEIM-MUSEUM-h600_zpswbrvdmqf.jpg

 

Fue inaugurado en marzo de 1959. El inusual y espectacular edificio es obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry “con 24.000 m2 de superficie, de los que 11.000 están destinados a espacio expositivo, el edificio representa un hito arquitectónico por su audaz configuración y su diseño innovador, conformando un seductor telón de fondo para el arte que en él se exhibe”, explica desde si sitio este recinto que guarda obras de autores como Kandinski, Manet, Van Gogh y Chagall.

Lo encuentras en Calle 89 y Quinta Avenida. La entrada es de 25 dólares.

Museo de la Ciudad de Nueva York

 photo museos-en-nueva-york-museo-ny-h600_zpsmuijdiko.jpg

 
Si estás en Nueva York, seguramente te interesará la historia de esta ciudad. En este museo podrás dar un repaso de su historia, sus hechos más relevantes y el contexto en el que se desarrolla. En sus distintas salas se exponen fotografías, objetos y videos. El pasado, presente y futuro de esta metrópoli se conjugan dándote una visión panorámica de la ciudad que visitas. El edificio, de estilo Neo-Georgiano fue elaborado por el arquitecto Joseph Freedlander y abrió sus puertas en 1923.

Lo encontrarás en 1200 Quinta Avenida. La entrada es de 14 dólares.


Museo de Arte y Diseño

 photo museos-en-nueva-york-mad-h600_zpsntqcclko.jpg

 

Muy cerca de Central Park se alza este magnífico edificio de 9 pisos que alberga una increíble colección de objetos de arte y diseño. El museo “se centra en las formas en que artistas y diseñadores transforman el mundo que nos rodea, a través de procesos que van desde lo artesanal a lo digital”, se explica desde su sitio oficial. Su colección permanente “es de alcance mundial e incluye arte, artesanía y diseño desde 1950 hasta nuestros días”.

La entrada general es de 16 dólares, peros su vas el jueves de 6 de la tarde a 9 de la noche, pagas lo que tú quieras.

Como ves, la oferta es muy amplia y accesible para todos los presupuestos. Es recomendable que compres tus entradas con anterioridad para no gastar el tiempo que tengas para viajar en las filas de taquillas. También puedes comprar el New York Pass que incluye la entrada a la mayoría de museos de la ciudad.

La visita a estos lugares te dará una visión más amplia e íntima de uno de los lugares más emblemáticos del mundo, conociendo sus contradicciones e interacciones desde dentro.

*
Referencias

A Nueva York

Mochileros TV

Nueva York.net

 Por Carolina Romero para CulturaColectiva
el-amor-la-revista-break-destinos

Razones por las que es más fácil encontrar el amor de tu vida mientras viajas

En cuanto sus ojos se cruzan, en su interior estallan emociones hasta entonces desconocidas para ambos. Él, proveniente de Nueva Zelanda, piensa que ni siquiera haber estado tan cerca de las Cataratas del Niágara fue tan emocionante como ver los ojos y el cabello de esa preciosa turista.

Ella, proveniente de Turquía, lo ha visto desde hace algunos kilómetros atrás. Piensa que los bosques del Canadá no son ni la mitad de hermosos en comparación a los ojos y el cabello de ese tipo alto y varonil. Son los únicos que caminan por ese solitario paraje que conduce a uno de los miradores de la reserva natural. Ambos caminan a buen paso, están acostumbrados a hacer largas caminatas en los numerosos viajes que han hecho en sus vidas. Es su motor en la vida y lo que más les gusta hacer.

Ella es la primera en arribar al mirador. Deja su mochila en el suelo y bebe agua. Se dedica a tomar fotografías esperando con impaciencia el arribo del tipo rubio. Quince minutos después llega, le dedica una dulce sonrisa a ella y se sienta a unos diez metros de distancia. Las miradas entre ambos son continuas y el tipo por fin se decide a romper su timidez y cruzar unas palabras con ella.

“Fantástica vista, ¿no crees?”, ella asiente al tiempo que su corazón se acelera. Tras unos minutos de charla a distancia, deciden sentarse juntos durante las siguientes dos horas. Su compañía se extenderá por la siguiente semana y, eso ellos aún no lo saben, por el resto de sus vidas…

Mientras tanto dejemos que sus apasionados besos sean parte de la emoción de su viaje, en el que han encontrado al amor de su vida.

Porque tu alma está abierta a todas las posibilidades

Cuando viajas por el mundo, tus sentidos se abren para descubrir diferentes verdades y vivencias. En ese momento es cuando tu corazón está más receptivo que nunca para unirse con las personas que jamás imaginaste amar.

Porque la otra persona y tú están abiertas a conocer gente nueva

 photo encontrar-el-amor-viajando-dos_zpsbozxynf4.jpg

Estar lejos de casa significa sentirse un poco abandonado y vulnerable. Por ello, entre los viajeros es fácil que exista un sentimiento de empatía que puede evolucionar hasta convertirse en amor. Conocer gente nueva es uno de los fascinantes objetivos de un verdadero backpacker. En ese proceso, el amor se puede colar en su equipaje.

Porque la barrera del idioma se puede derribar con el lenguaje del amor

 photo encontrar-el-amor-viajando-tres_zpsdmj63xcc.jpg

Un hombre y una mujer enamorados derriban cualquier barrera, incluyendo el hecho de no entender del todo lo que otro le dice. Besar, abrazar y amar no necesitan una traducción más precisa que lo que la mirada de uno al otro. Hay algo de erótico en el simple hecho de querer expresar tu amor hacia alguien que no comprende tu idioma. Es ahí cuando el lenguaje corporal entra en juego.

Porque la otra persona quiere cuidar de ti

Dos personas que se gustan están solas en un país desconocido. La naturaleza del amor hará que ambos quieran cuidar uno del otro. Él encontrará el instante más adecuado para pasar su brazo encima de los hombros de ella. La conspiración del amor ha nacido entre mujer y hombre, entre backpackers enamorados del mapa del mundo y de un atlas de la seducción.

Porque las circunstancias más extrañas hacen que dos personas se unan

 photo encontrar-el-amor-viajando-cinco_zps8cv7idfc.jpg

En un viaje ocurren situaciones impredecibles que unen a dos personas. Una amiga viajera me contó una anécdota increíble: “Quedé varada en mitad de la nada. El único camión que podía tomar pasaría hasta el otro día y yo no tenía dónde dormir. Caminé buscando un refugio y di con una casa solitaria. Me acerqué buscando ayuda, toqué a la puerta y un tipo apuesto y amable me dejó dormir en su sala. Me hizo sentir muy cómoda, en ningún momento sentí miedo alguno. Actualmente nos seguimos viendo cada vez que él viene a México por motivo de trabajo”.

Porque muchas personas sueñan casarse con un extranjero

 photo encontrar-el-amor-viajando-siete_zpsm2zwmrjb.jpg

Mujeres y hombres han compartido la exótica fantasía de tener un romance con un extranjero. Hay algo sexy en la idea de unir nuestros cuerpos, fluidos y alma con alguien que no pertenece a nuestra misma cultura. Morenos con rubios, latinos con asiáticos, todo es posible en el universo gobernado por el amor.

Porque unir lazos conduce al amor

 

En los viajes siempre podrás contar con la ayuda de otro viajero. Ya sea que te preste dinero, que te invite a adquirir algo que anhelas o que te asesore en alguna situación de estrés, esta ayuda del destino puede ser el catalizador que haga nacer un nuevo romance.

Porque es romántico pensar en enamorarse lejos de tu país

 photo encontrar-el-amor-viajando-diez_zpskwfgqh2h.jpg

La idea suena seductora: miles de kilómetros te separan de casa, de repente te cruzas con la mujer o el hombre de tus sueños y comienzan una amena charla en un idioma desconocido para ti. De repente descubres que esa persona es totalmente afín a lo que has buscado toda la vida. La emoción más grande de tu vida te embarga con una adrenalina alucinante y das gracias por estar vivo.

Sigue enamorándote del mundo y de tu pareja con los 29 viajes alrededor del mundo que son perfectos para visitar en pareja este 2017. Si te han decepcionado con profundo dolor, descubre los viajes que puedes hacer después de que te rompen el corazón.

::

Fuente

Diario del viajero

Viajeros por el mundo

Viajeros callejeros

Por Rodrigo Ayala

Housesitting: La nueva forma de viajar gratis por todo el mundo cuidando casas

Por Carolina Romero

Lunes. El sonido agudo de la alarma te despierta a las cinco de la mañana, pero decides aplazar el duro sufrimiento de separarte de la comodidad de tu cama por diez minutos más. Como si sólo hubiera pasado un segundo, la alarma vuelve a sonar implacablemente.

Antes de tomar el valor de levantarte piensas en lo que te espera a continuación: bañarte, desayunar algo rápido y salir pronto de casa. El sauna salvaje del transporte público te espera, paciente para hacerte parte de una masa uniforme de personas que se adhieren unas a otras. Debes apurar el paso para llegar a un lugar que odias a hacer lo que odias con un salario que no te satisface. No tienes opción. ¿O sí?

Puede que sí. ¿Qué pensarías si alguien te dijera que, si tú quieres, puedes abandonar esa vida que te aqueja y ponerte a viajar por el mundo sin necesidad de mucho dinero?

 

En los tratos en esta modalidad no hay una retribución económica. Sólo la satisfacción de un trato justo: alguien que necesita viajar y alguien que necesita que cuiden su hogar. La dinámica es sencilla: inquilino deberá mantener la casa en buenas condiciones haciendo labores cotidianas y de haberlas, tendrá que cuidar a las mascotas que lo habiten; alimentarlos y sacarlos a pasear. También deberás regar las plantas, podar el césped y hacer todo lo necesario para que tu temporal hogar se conserve en óptimas condiciones hasta la llegada de sus dueños.

 photo Housesitting-cocina-h600_zpsrzgveujg.jpg

Puede que la sola idea de viajar de esta manera te inunde de un temor infinito. Sin embargo, toma en cuenta que ésta es una práctica ya realizada a lo largo del planeta. Funciona. Diversos sitios de internet ofrecen un registro seguro para comenzar esta aventura y te darán toda la información que necesitas. Aquí puedes encontrar uno en México, y aquí para diversas partes del mundo.  Te sorprenderá lo fácil que es.

Pocas veces sabemos de lo que somos capaces si permanecemos en nuestros límites. Nos privamos de nuevas experiencias simplemente por temor. ¿Te imaginas todo lo que harías si no tuvieras miedo? En soledad o en compañía, viajar siempre es una buena opción para rencontrarse con lo esencial.

Naturalmente, las cosas grandiosas no son fáciles de conseguir. Hay que dejar atrás asideros que, aunque nos lleguen a lastimar como lo hacen los grilletes, nos dotan de un sentimiento de confort y seguridad cotidiana. Soltarnos por completo de lo que creemos seguro y atrevernos a vivir es un riesgo a los que poco se atreven y cuando lo hacen, gritan al mundo que es algo que lo volverían a hacer una y otra vez.

Los 10 países menos visitados del mundo que debes conocer antes que los demás

París, Nueva York o Londres. Para los más citadinos, no hay mejor lugar que grandes ciudades con un sinfín de historia, arte y cultura a cuestas. En el caso de quienes sueñan con alejarse de las urbes y encontrar calma en un paraíso de aguas cristalinas y arenas blancas, Cancún, Río de Janeiro o Aruba aparecen en el imaginario colectivo. En el plan romántico, Venecia, Guanajuato o Cali son algunos de los destinos más visitados del mundo.

Cada sitio puede ser el escenario perfecto para unas vacaciones de ensueño y, sin embargo, hay países cuyo nombre no dice nada en absoluto, donde el turismo es casi inexistente y a los cuáles nadie sueña con viajar. No obstante, para los mejores viajeros, aquellos que saben que todos los lugares tienen algo qué contar, existen puntos aún desconocidos para la mayoría de turistas que guardan atracciones para unos cuantos, pues a nadie le interesa visitarlos.

¿Cuáles son los países menos concurridos del mundo para los turistas y por qué deberías ser de las pocas personas en visitarlos? Aquí los diez donde puedes vivir una gran aventura:

Nauru

 photo paises-menos-visitados-nauru 1_zpsvoesluoa.png

Una isla perdida al norte de Australia, es el tercer país más pequeño del mundo y al mismo tiempo, el sitio que recibe a menos turistas al año (aproximadamente 160). Este territorio no aparece en ninguna guía de viajes y, sin embargo, sus playas vírgenes y rocosas son parecidas al mejor sueño de vacaciones en una isla virgen.

Somalia

 photo kiribati-ano-nuevo_zpsstgwyopm.jpg

Un país golpeado por un turbulento siglo XX, donde las maravillas naturales quedaron eclipsadas entre piratas, golpes de estado y una distribución muy desigual de la riqueza; sin embargo, desde hace al menos una década las condiciones están cambiando positivamente en Mogadiscio, la capital costera del país. El arrecife de coral de sus playas se mantiene casi virgen gracias a la poca explotación del lugar y los hoteles a pie de playa son los más baratos del mundo.


Tuvalu
 photo tuvalu-paises-menos-conocidas_zpsl3bhywtd.jpg
Las ocho islas polinesias que conforman a este país reciben apenas más de mil viajeros al año, pero esa cifra va en dramático aumento. La belleza natural de las islas, el azul impoluto del mar y la calma con que se toman la vida los tuvaluanos, además del impulso local al turismo, son excelentes razones para conocer estas islas, un sitio sin igual para olvidarse de todo lo demás y entrar en contacto con la naturaleza.


Islas Marshall
 photo marshall-islas_zpsvy8dumtc.jpg

Para bien de los viajeros que aman las experiencias auténticas, estas islas son uno de los secretos mejor guardados del Pacífico: sorpresivamente, los grandes resorts aún no llegan a este archipiélago para bien de la vida tranquila de los pobladores y la riqueza de la fauna acuática sin parangón en todo el globo. En sus aguas cristalinas habitan más de mil especies de peces y más de 200 tipos de corales, el paraíso de quienes aman el mar y la vida marina.


Santo Tomé y Príncipe
 photo santo-tome-principe-lugares-visitados_zpsseepronx.jpg

Se trata de dos pintorescas islas separadas de África en el Atlántico donde te espera una aventura exótica en medio de la densa selva, volcanes activos dignos de la ciencia ficción y resorts que combinan la exclusividad del lujo con un auténtico territorio inhóspito tierra adentro. A pesar de que los complejos hoteleros crecen frenéticamente en la capital, sólo las agencias de viajes portuguesas –a quien perteneció antiguamente– contemplan viajes a este destino que no puedes dejar de visitar.


Kiribati
 photo kiribati-ano-nuevo 1_zpspesrqub8.jpg

Los 33 arrecifes coralinos e islas llenas de vegetación y recursos naturales que dan forma a Kiribati son un capricho de la naturaleza con una gran pecularidad: es el meridiano 0, el primero que recibe cada Año Nuevo y esa es una razón de peso para que la fiesta cada 31 de diciembre sea una de las mejores del mundo. A pesar de su poca afluencia, en sus playas se levantan ambiciosos proyectos de resorts, B&B’s, hoteles e infraestructura en desarrollo que esperan una mayor afluencia de visitantes.

Sudán del Sur

 photo sudan-del-sur_zpsijuycx6q.jpg

Enclavado en el centro del continente africano, este país desconocido por muchos (consiguió su independencia en 2011) tiene lo mejor de África sin los reflectores ni los precios de Kenia, Tanzania o Sudáfrica. Después de una costosa guerra civil que dividió a la nación en los años perecederos, tanto el gobierno como las distintas empresas dedicadas a los servicios están invirtiendo millones de dólares para reactivar el turismo y la oferta de habitaciones cuenta con un amplio abanico para cualquier bolsillo.


Libia
 photo libia-paises-menos-visitados_zpsbyrnnuag.jpg

Este país se puso en el mapa hace algunos años, cuando los distintos noticiarios transmitieron sin parar la caída de Maumar el Gadafi, presentándolo como un sitio lleno de problemas, violencia y un extremismo religioso que lo hace casi imposible de pisar. A pesar del clima hostil que se vivió en los años anteriores en la capital, Trípoli, alberga conjuntos arquitectónicos invaluables que van desde foros romanos. Los hoteles de lujo se abren paso en la ciudad a la espera de turistas que pretendan cambiar su concepción sobre Libia.


Guinea-Bisáu
 photo guinea-bisau-paises-menos-visitados_zpsdqbxluqb.jpg

Durante siglos, este país ubicado en la costa africana del Atlántico fue colonia portuguesa y heredó la cultura europea, fusionada con los saberes de las tribus nativas. Además de su capital, Bisáu, el mayor atractivo se concentra en las Bijagós, un archipiélago con decenas de islas totalmente vírgenes, manglares con exuberante vegetación y escasa pero amable población dispuesta a hacer de tu aventura un viaje inolvidable.

Turkmenistán
 photo puerta-del-infierno-lugares-menos-visitados_zpsxtbhv4yl.jpg

Si creías que el país más insólito de Asia era Corea del Norte, sin lugar a dudas estabas equivocado. Mucho más al oeste y con salida al Mar Caspio, un territorio del tamaño de Alemania guarda secretos dignos del cine de ficción. Ashgabat, la capital, es una de las ciudades más ordenadas del mundo y no tiene comparación con ningún otro sitio donde hayas estado antes. Es el lugar con más edificios de mármol y a unos cuántos kilómetros se encuentra el cráter de Darvaza, mejor conocido como la Puerta del Infierno.

Por Alejandro López